Fallecimiento del Dr. Ricardo Valderrama Fernández (1945-2020)

carmen y ricardo

Expresamos nuestras mas profundas condolencias por el sensible fallecimiento del Alcalde de la Municipalidad Provincial de Cusco Dr. Ricardo Valderrama Fernández. Su trabajo acerca de la cosmovisión andina para siempre será considerado como la obra maestra para toda clase de antropólogos andinos tanto en Peru como en el exterior. Las valiosas contribuciones del Doctor Valderrama que trabajo junto con su esposa Carmen Escalante entraron al canon literario dejando nuevas generaciones de antropólogos criados en base a esta herencia científica.

Su partida significa un gran pesar y un espacio irremplazable entre todos los que lo conocimos tanto como alcalde y como un antropólogo dedicado a su afición.

El Centro de Estudios Andinos de la Universidad de Varsovia expresa sus más sentidas condolencias a su esposa Carmen Escalante y a toda la familia de quién en vida fue Ricardo Valderrama Fernández.


Por
Jan Szemiński
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El 30 de agosto 2020 murió el alcalde del Cuzco, Ricardo Valderrama Fernández. La despedida, muy conmovedora, que le organizó la alcaldía cuzqueña fue una despedida de un alcalde e inqa, en compañía de los pututu kamayuqkuna – pututeros, y no solamente de representantes de todos los ramos de la administración provinciana. Sin embargo la muerte de Ricardo, mi amigo, es antes de todo perdida de un gran antropólogo y de un gran escritor. La fase política de su vida fue para él muy importante, porque le permitía hacer algo para la gente que llamaba wayqiy – hermanos, los necesitados, y para la cultura tradicional del Cuzco, con su lengua y costumbres.


Ricardo Valderrama Fernández, un inqa de San Jerónimo - antropólogo, estudiante antoniano y profesor antoniano, casi todas sus investigaciones, convertidos en artículos y libros, hizo junto con Carmen Escalante Gutiérrez, su quya. Su muerte le quita a la pareja de investigadores la mitad de su capacidad creativa. Esta muy andina complementariedad qhari-warmi aparece muy claramente en su libro más famoso que convirtió a Ricardo en mayor prosaico quechua del siglo XX y comienzos de XXI: “Gregorio Condori Mamani. Autobiografía”, un libro que incluye también la autobiografía de Asunta Quispe Huamán, la esposa de Gregorio Condori Mamani. La pareja de antropólogos entrevistó a sus vecinos y amigos del barrio cuzqueño de Coripata, él un cargador en el mercado, y ella una cocinera, ambos monolingües quechuas, analfabetos. El resultado fue un libro dictado en quechua, escrito en quechua, leído a los entrevistados quienes dictaron sus correcciones. Una vez establecido el texto quechua, Ricardo y Carmen tradujeron el texto al castellano andino, tal como lo hablan los cuzqueños. El libro fue publicado en una edición bilingüe en 1977, y bastante rápido ganó fama entre todos los interesados en cultura andina. Hoy circula en traducciones a mayores lenguas europeas. Sus reediciones cuzqueñas cambiaron su título y sus autores. Hoy se llama “Gregorio Condori Mamani. Asunta Quispe Huamán. Autobiografía. Noqaykuq kawsayniyku” seguido por “Ricardo Valderrama Fernández. Carmen Escalante Gutiérrez”.


El logro del libro provocó ciertos fenómenos sociales y científicos. En el Cuzco existe hoy un sindicato de cargadores que los organiza en un grupo capaz de defender sus intereses y organizar una ayuda mutua, una “Solidaridad” de cargadores.


Ricardo y Carmen continuaron recogiendo entrevistas, vidas y cuentos en quechua, convirtiéndolos en textos publicados en quechua y en castellano andino. Así Ricardo cuya lengua materna fue siempre el quechua se convirtió en gran prosaico quechua, y su colección de cuentos y vidas en un archivo indispensable a los investigadores de literatura oral quechua y en general, andina, a los estudiosos de lengua, a los especialistas en religión y modos andinos de percibir el mundo, y a muchos más, incluyendo la vida social, costumbres y cocina. Así el antropólogo se convirtió en gran documentalista de cultura quechua en el sur del Perú. Sus otras colecciones de cuentos y de vidas igualmente merecen traducirse del quechua a otras lenguas, para mostrar la riqueza de la cultura del Tawantin Suyu y del Cuzco.


Ricardo fue también maestro, que enseñaba a estudiantes, y a colegas profesionales, cuzqueños y forasteros. Enseñaba siempre a manera incaica y no universitaria: haciendo, practicando. Conocí a uno de sus estudiantes quien estudiaba una de las sopas cuzqueñas, compuesta de más de 30 componentes – el famoso ch’arwi. No sé, como acabó el estudio, pero gracias a Ricardo y su estudiante conocí una picantería y un plato fabuloso.
El maestro tuvo la costumbre agasajar a sus amigos en la huerta de su casa, donde la tertulia siempre fue acompañada con pisco, y vino, queso, watya y uchu-kuta. Ricardo, como buen cultivador tenía en sus chacritas muchas variedades de papas. Una vez durante la watya sirvió más de 20 variedades de papas, cada una con su nombre y explicación sobre sabor y uso. Me hizo probar todas.


Durante otra de las tertulias mostró como se debía hacer un verdadero hornillo de terrones para watya. Y mostrándolo puso en duda la creencia de los arqueólogos según la cual los inqas no habían sabido construir arcos ni cópulas: Lo sabía y sabe hacer cada campesino cuzqueño cuando prepara su watya. La verdadera pregunta es ¿por que este saber no lo aprovecharon en construcciones de edificios? La respuesta la da cualquier temblor.
Conocí a mi amigo Ricardo, wayqiy, en 1974, cuando por primera vez vi algo del Perú y del Cuzco. Desde aquel tiempo frecuentemente nuestras conversaciones tocaban a los Incas, la visión andina de la historia y el regreso del Inqa. Durante una de ellas Ricardo contó su entrevista con un comunero quien había sido soldado de un inqa, uno de varios en los años veinte tempranos del siglo pasado, cuando una ola de levantamientos de comuneros en defensa de sus tierras tuvo lugar en muchas provincias del sur del Perú. Ricardo lo preguntó que significaba para él un inqa. El comunero contestó: “¡upa!, nuestro gobierno pues”.


Hace unos años, pero ya en este siglo XXI charlábamos los dos sobre últimos acontecimientos en el Perú, y el inqa Ricardo Valderrama Fernández suspiró: “Ya es tiempo que venga. Primero le besaré la mano”, refiriéndose al regreso del Inqa. Lo cuento para decir que Ricardo y Carmen son inqas de origen de San Jerónimo, de educación familiar, de las costumbres y mitos. Ser inqa es para ellos tan natural y obvio como ser irlandés para un irlandés. No por accidente menciono a los irlandeses. Ellos también sufrieron traumas de una conquista y gobierno foráneo, y también hacen el esfuerzo de salir de aquella trauma. La bandera del Tawantin Suyu que cubría el ataúd de Ricardo durante la despedida oficial, el izar la bandera del Tawantin Suyu a medio mástil, muestran que su visión de la historia inqa es compartida por los cuzqueños.


Ricardo Valderrama Fernández, inqa, antropólogo, investigador, escritor, maestro y hatun varayuq del Cuzco Requiescat in Pace con el Inti su Padre y con la Killa su Madre.

El lunes 2 de marzo tuvo lugar el simposio donde la dr Ewa Kubiak expuso un tema sobre arte jesuítico

influencia jesuita

Fallecimiento del Dr. Jorge Flores Ochoa (1935-2020)

Jorge Flores Ochoa bw

Expresamos nuestras mas profundas condolencias por el sensible fallecimiento del Dr. Jorge Flores Ochoa. Sus estudios, sabiduría, conocimientos, valores y experiencia le convirtieron en uno de los más notables especialistas en los ámbitos de antropología de los Andes. Sus contribuciones científicas permitieron un mayor entendimiento de la cultura andina.
Su partida significa un gran pesar y un espacio irremplazable entre todos los que lo conocimos y compartimos con él numerosas e interminables charlas y discusiones.

El Centro de Estudios Andinos de la Universidad de Varsovia expresa sus más sentidas condolencias a la familia de quién en vida fue Jorge Flores Ochoa.


Por
Jan Szemiński
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El jueves 20 de agosto 2020 en el Cuzco murió Jorge A. Flores Ochoa, cuzqueño, amigo, antropólogo – investigador y maestro. Perteneció a la generación de antropólogos y etnohistoriadores quienes en los años 1960- 1980 transformaron antropología y etnohistoria del Tawantin Suyu. Los investigadores poco a poco incorporamos en nuestras investigaciones los resultados de esta transformación, un verdadero pacha-kuti, revolución.

Profesor doctor Flores Ochoa dispuso de tres instrumentos necesarios para conseguir resultados revolucionarios:
1. Era un verdadero Quzqu runa, cuzqueño, versado en costumbres y tradiciones de su tierra: Cuzco y todo el Sur del Perú, que incluía el Altiplano Peru-Boliviano. Como miembro del estrato educado, antoniano, tuvo acceso por amistades y familiares a recursos: archivos, objetos del arte, informaciones y costumbres inaccesibles a los forasteros, era un verdadero inca. Pero su saber incluía también un conocimiento muy profundo de cultura popular, urbana y rural, del Cuzco.
2. Hablaba ambas lenguas cuzqueñas de su tiempo, el castellano cuzqueño y el castellano internacional usado en la ciencia y universidades, como se espera de un miembro de clase media y alta, y también el runa simi no como un misti, sino como un verdadero tayta, comunero. Cuando lo encontraba en un cafetín doctor Jorge Flores Ochoa siempre pedía una mate de coca, diciendo: “coca mate”, como lo dicen los bilingües.
3. Su tercer instrumento es más difícil a explicar a los académicos de 2020. El maestro tenía paciencia y don de observación. Primero observaba y solamente después comenzaba a construir un modelo que organizaba datos y explicaba los comportamientos observados y analizados. Hoy todos lo hacen al revés, primero construyen una “teoría” y después buscan su confirmación observando. El método moderno elimina de la observación todo lo que no confirma la “teoría”, y en este caso funciona como la aplicación PowerPoint.

Para entender las consecuencias de manejar los tres instrumentos basta leer su artículo “The classification and naming of South American camelids” publicado primero en Annales (ESC), vol. 33 nos. 5-6, Paris 1978 en francés, y después en inglés in Anthropological History of Andean Polities, edited by John V. Murra, Nathan Wachtel and Jacques Revel, Cambridge University Press 1986. Mirando y escuchando el autor observó los hechos: que los pastores distinguen de hecho cuatro tipos de camélidos, con ocho clases de vellón. Dentro de los cuatro tipos de camélidos se distingue por el sexo y fertilidad 19 subcategorías por lo menos, y en cada categoría 3 clases según la edad del animal. La lana de los vellones es clasificada por sus colores, por lo menos en 19 categorías. Además cada animal es descrito por la composición de sus manchas, ya oscuras en un fondo claro o claras en un un fondo oscuro, por lo menos 53, sin los de un solo color. Solo una observación paciente le reveló que cada clasificación junto con otras clasificaciones forma un sistema de describir animales. Todas las clasificaciones juntas rinden más de 24 mil de descripciones posibles bien distinguidas.
Ahora pensemos ¿qué cambio introduce tal descubrimiento en la percepción de la cultura de los uywa michiq puna runakuna – pastores de la puna entre los antropólogos y otros sabios universitarios? ¿cómo impone la necesidad de buscar otros sistemas de clasificación en cualquier ramo de economía rural tradicional en los Andes?
Doctor Jorge Flores Ochoa fue fiel a su fascinación en clasificaciones usadas en la cultura rural o en la cultura de la aristocracia cuzqueña. Cuando fue director del Museo Inka en una de las salas mandó colocar una tabla enorme que explicaba como se deben leer las hojas de coca y sus composiciones producidas cuando el especialista preguntaba la coca a nombre del interesado y en su presencia. Su sucesor mandó sacar la tabla, por ilustrar prácticas irracionales del campesinado, y no se le ocurrió que la tabla ilustraba un instrumento de consulta entre el paciente y sabio sobre los problemas del paciente, un instrumento que facilitaba y orientaba la conversación.
En el mismo museo organizó también una exposición que mostraba como las elites cuzqueñas del siglo XIX cultivaban la tradición inca. Me impresionó un busto de Manqu Qhapaq Inqa, fundador del Cuzco y del imperio según las convicciones del siglo XIX. Está esculpido en mármol de Carrara como si fuera un busto de un emperador romano.
En muchos países durante la investigación de su propia historia y cultura se suele silenciar u omitir temas ofensivos. Así uno puede ver trabajos sobre los aztecas sin mencionar canibalismo, o sobre los ingleses sin mencionar el gran invento de campos de concentración, y obviamente sobre la conquista argentina del desierto sin mencionar que fue un desierto poblado et caetera quantum satis. El inca Jorge Flores Ochoa amaba tanto el Cuzco y su cultura en todas sus formas y con todos sus rasgos que nunca escondía u omitía sus aspectos feos como ofrendas humanas que ocurrían y quizás ocurren todavía, la violencia en las haciendas etc., lo que no le impedía admirar la maravillosa pintura colonial, la música culta y la popular, y muchas otras cosas.
Debo mencionar un rasgo más. Doctor Jorge Flores Ochoa regalaba ideas a sus colegas o alumnos, sin temor que alguien se las robara. A mi me regaló la idea que el título del inca y el nombre de la etnia inca todos provienen de la raíz inqa – lo que provoca la fertilidad y multiplicación de los camélidos.


No olvidaremos su obra.
Requiescat in Pace.

 

Más allá de lo visible. Teledetección y escaneo láser en la investigación peruano-polaco-italiana en Machupicchu

Poster1

Nos complace invitarle a la inauguración de la exposición titulada:

Más allá de lo visible. Teledetección y escaneo láser en la investigación peruano-polaco-italiana en Machupicchu

El 16 de enero de 2020 a las 16:00 en la Sala de Exposición Temporal en el Museo Histórico Regional de Cusco (Calle Garcilaso con Heladeros s/n. Casa del Inca Garcilaso de la Vega, Cusco)

Big Site, Big Data

Big Site, Big Data

Dominika Sieczkowska y Dagmara Socha en Nueva Zelanda

machupicchu 2019

Dominika Sieczkowska y Dagmara Socha integrantes del CEAC estan realizando un viaje de estudios en Nueva Zelanda, a la Universidades de Waikato (Hamilton) y Otago (Dunedin). Durante su estadia presentaron a los gremios academicos nuevozelandeses ponencias acerca de sus mas recientes trabajos en el Peru: en Machu Picchu y sobre las ofrendas Capacocha.

Markets without Money

Slajd1

La cerámica arqueológica como fuente de aprendizaje del pasado - TALLER

Esta semana tendrá lugar taller de cerámica dictado por la magister Sylwia Siemianowska en la ciudad de Cusco.

taller


pdfAfiche (PDF) >>

 

 

©2020 Centro de Estudios Andinos de la Universidad de Varsovia en el Cusco. Todos los derechos reservados.
3.png7.png2.png2.png7.png

Quién está Online

1
Online

24-09-2020

Busca

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

 Una cookie es un pequeño fichero de texto que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. Su utilidad es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página.

Las cookies suelen almacenar información de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, estadísticas de uso, enlaces a redes sociales, acceso a cuentas de usuario, etc.

El objetivo de la cookie es adaptar el contenido de la web a su perfil y necesidades, sin cookies los servicios ofrecidos por cualquier página se verían mermados notablemente.

Para conocer más información sobre las cookies, visite el siguiente enlace: definición de cookies en Wikipedia.

Puedes configurar tu navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies y aceptarlas o no individualmente, así como para impedir por defecto su instalación en tu disco duro.